El dolor sexual es más común de lo que creemos

El dolor sexual o la dispareunia como se dice en términos médicos, es un problema que afecta a muchísimas mujeres. Es una realidad que no hay suficientes especialistas en la comunidad médica que sepan dar un diagnóstico y recomendar los tratamientos necesarios. Esto significa que las mujeres vamos rebotando de doctor en doctor, gastando energía, tiempo y dinero, que lo único que ocasiona es una agonía. Un enojo muy fuerte hacia esos doctores que no nos tomaron en serio, que nos dicen que nos tomemos una copa de vino, o que vayamos al psicólogo. Por otro lado, también hay parejas que no entienden y no quieren aceptar el dolor. Y, estamos las mujeres que creemos que es nuestra culpa, o que es algo normal. Estamos las que pensamos que el dolor es una señal de debilidad o un defecto.

Andrew Goldstein, ginecólogo y director del Centro de disfunciones vulvovaginales en Nueva York y Washington, habla de cinco fundamentos principales que recordar:

  1. El sexo NO tiene que ser doloroso

  2. El sexo SÍ tiene que sentirse bien

  3. El sexo debe ocurrir cuándo y cómo tú lo quieras

  4. El sexo es parte de una relación sana

  5. El sexo NO tiene que ser el centro de una relaciono sana

Causas de dolor sexual

Síndrome de Vestibulitis Vulvar

Cuando el dolor se localiza en la entrada o el vestíbulo de la vagina.

Resulta muy común en mujeres en la etapa de la premenopausia.

Es de las síndromes más difíciles de tratar y diagnosticar.

Las posibles causas tienen que ver con cambios hormonales, tensión en los músculos de suelo pélvico, e hipersensibilidad en las terminaciones nerviosas del vestíbulo vaginal.

Hipertonía de suelo pélvico

También se conoce como vaginismo, ocurre cuando los músculos alrededor de la vagina, vejiga, y el ano se contraen involuntariamente, causando dolor con la penetración.

La tensión en el suelo pélvico también causa estreñimiento, fisuras en el recto, y problemas para orinar.

Cuando la tensión es severa ocurren los síntomas de ardor vulvar, o lo que conocemos como vulvodinia generalizada.

AtrofIa vaginal y vulvar

Una de las causas más comunes de dolor coital es por los cambios hormonales. Cuando disminuyen los niveles de estrógeno y testosterona, se adelgaza el tejido vulvar y vaginal. Les pasa a muchas mujeres después de tener un bebé.

El resultado lleva a resequedad, irritación, desgarre y dolor en el vestíbulo de la vagina.

Las causas de los cambios hormonales en el cuerpo se deben a varios factores como: anticonceptivos, medicamentos de fertilidad, tratamientos para endometriosis, medicamentos para el cáncer de máma, y la menopausia.

Los métodos anticonceptivos hormonales (pastillas, parches y anillos), son la causa de atrofia vaginal en las mujeres en etapa de premenopausia, es decir la causa de su dolor sexual.

Trastorno en la piel vulvar y vaginal

La piel de la vulva y la mucosa de la vagina son susceptibles a la inflamación que causa úlceras, desgarres y erosiones.

Los trastornos de la piel vulvar más comunes son liquen escleroso y liquen erosivo plano.

Cistitis Intersticial (CI)

El dolor y ardor se presenta en la vejiga cuando esta se inflama. Esto causa las ganas de hacer pipí frecuentemente, dolor pélvico severo, y dispareunia.

De las mujeres con CI en Estados Unidos, el 75% reporta que el sexo aumenta el dolor y las ganas de orinar.

Endometriosis y dolor crónico pélvico

La endometriosis se refiere cuando el tejido uterino crece afuera del útero. Es de las condiciones más complejas y comunes en ginecología.

El dolor es severo en las mujeres con endometriosis, a veces ocurre durante el ciclo menstrual, pero también puede estar presente todo el tiempo.

Estos casos de dolor pélvico también padecen de dispareunia.

Vulvodinia

Dolor crónico en la vulva. Las causas más comunes hablan de una combinación entre la tensión muscular de piso pélvico y una disfunción en el sistema nervioso; cuando ocurre un daño en el nervio pudendo.

Condiciones gastrointestinales

Condiciones como el síndrome de intestino irritable y la colitis también contribuyen al dolor sexual.

Infección

Numerosas infecciones vaginales, cándida, y enfermedades de transmisión sexual como herpes, tricomoniasis, clamidia, y gonorrea, también son causa de dispareunia.

Neuralgia del pudendo

El nervio pudendo se encuentra en la zona vulvar, el perineo y el recto. Su función es llevar las sensaciones al cerebro. Cuando ocurre daño en este nervio, las señales que le llegan al cerebro son de dolor.

Por eso muchas de nosotras a veces no nos podemos ni sentar por mucho tiempo, o andar en bicicleta, o usar ropa muy ajustada.

¡Nunca olvides que tu dolor es válido! Y merece ser atendido y tratado.

Fuente: When Sex Hurts, Andrew Goldstein, MD, Caroline Pukall, PhD, y Irwin Goldstein, MD